Los chefs buscan platos que hablen el mismo idioma que sus creaciones culinarias y que ayuden a hacer de la experiencia del yantar algo casi religioso. ¿Dónde acuden?

La búsqueda de la excelencia en la presentación de los platos es algo que también preocupa a los cocineros. No se conquista al comensal sólo por el gusto sino que hay que ganárselo desde el primer impacto, el visual (contradiciendo la frase mítica que te decían de pequeño: “¡No comas con los ojos!”). Los chefs buscan vajillas que mariden con su gastronomía, platos que hablen el mismo idioma que sus creaciones culinarias y que ayuden a hacer de la experiencia del yantar algo casi religioso. Pero, ¿dónde acuden? ¿quiénes son los artesanos ceramistas y diseñadores sobre los que caen rendidos los mejores chefs de nuestro territorio? La lista es larga pero hay tres españoles que se llevan la palma: Luesma & Vega, Cookplay o Pedro León. Todos venden sus creaciones al público en museos, tiendas del barrio u online. Es posible hacerse con la misma vajilla de un tres estrellas Michelin y sorprender a tus invitados en casa. Otro cantar será lo que coman…

  • Pedro León pintando arte-hoy
  • Heart ibiza adria arte-hoy

Pedro León, el pequeño artesano de barrio!

Tiene su taller en el madrileño barrio de Lavapiés y de sus manos, y dos hornos, salen platos y cuencos para varios de los grandes restaurantes. De Paco Roncero a los hermanos Adrià. “Llevo 20 años con mi taller pero el boom de los cocineros ha sido hace poco”, dice. “Desde el restaurante Kabuki buscaban alguien que hiciera rakú (técnica tradicional oriental de cerámica) en Madrid y dieron conmigo a través de internet. No la hago en el taller puesto que hay que enterrar los platos bajo tierra pero el resto de piezas sí. Les convencí de que mi rakú, a baja temperatura, no era lo más idóneo para hostelería pero me encargaron otros platos”, dice mientras pinta unos cuencos en su taller. Pronto se corrió la voz entre chefs como Ramón Freixa o Paco Roncero que le encargaron piezas para sus restaurantes con estrellas. Y gracias a ACME, su distribuidor barcelonés, llegó a los hermanos Adrià. “El año pasado me pidieron 900 piezas para Heart, el local que inauguraron en Ibiza en verano. Y ahora me han encargado otras 500 para reponer y vender en el propio local ibicenco”, explica mostrando una pila de ellas. “Pero quien desee tener piezas mías ha de pedírmelas con tiempo porque lo hago todo aquí, uno a uno, y es imposible elaborarlo más deprisa”. Por esta razón tuvo que decirle que no al chef malagueño Dani García del restaurante Calima con 2 estrellas Michelin. “Algunos abren un nuevo local y quieren conseguir una vajilla artesana en un mes. Eso es imposible”..

LINK DE LA NOTICIA COMPLETA

 ESCRITO POR :    .       FOTOS DE :    

 PUBLICACIÓN :    MAGAZINE “SMODA”  DE PERIÓDICO “EL PAÍS”